.
.
.

Se encuentra usted aquí

Metodologías de enseñanza y aprendizaje

Con el objetivo de patentizar su currículo problematizador, el programa implementa a lo largo del plan de estudios la didáctica del MdC (Método del Caso) y el método clínico como estrategias pedagógicas que propicien una manera más crítica y creativa de formar desde y para el derecho.

La implementación del MdC y le método clínico se sustentan en el modelo pedagógico institucional y específicamente, en las políticas de acción académica de la Facultad, que apuntan a la incorporación de una pedagogía humanista, constructivista, participativa y crítica. Sumado a ello, van de la mano de las competencias con las que se identifica el programa desde el acto formador:

  • Promover en los ámbitos nacional e internacional la cultura del diálogo y los métodos alternativos en la resolución de conflictos.
  • Razonar, argumentar.
  • Trabajar en equipo de forma interdisciplinar.
  • Actuar éticamente y defender los derechos humanos y el ambiente.

Método del Caso

El método del caso consiste en una metodología de aprendizaje activa, donde el estudiante se enfrenta al estudio de casos o situaciones reales, a la generación y aplicación de pensamiento crítico y al estímulo de destrezas comunicacionales y asociativas entre práctica y teoría, sin perder de vista su ética profesional (Montoya, 2013). Así mismo, implica el análisis en profundidad de situaciones jurídicas, que propicien el cultivo de habilidades que permitan al estudiante desentrañar la ratio iuris (razón jurídica) para tramitar creativamente el caso abordado. Es una forma de aprendizaje activo que tiene como finalidad descubrir los principios aplicables al análisis, cargar de sentido las palabras y los términos jurídicos o sociojurídicos.

Son características del método del caso:

  • Validez de constructo: esta metodología desde su fundamento y aplicación guarda total coherencia con la misión y la visión de la institución y del programa, así como con el PEP (Proyecto Educativo del Programa) y el PEI (Proyecto Educativo Institucional) y su Modelo Pedagógico. En tanto el programa de derecho forma abogados integrales con capacidades comunicativas e investigativas que aporten a la solución de problemáticas socio jurídicas en lo local, regional y nacional, en un contexto globalizado.
  • Desarrolla el «saber hacer» del discurso: Basado en el aprendizaje por competencias, donde se le facilita al estudiante la articulación de su saber cognitivo con la práctica del derecho, desde su contexto real y sus destrezas en lo profesional, cultural y socio jurídico.
  • Aprendizaje participativo y eficaz: que le permite al estudiante interactuar con su grupo de trabajo, nivelarse con sus homólogos y asumir actitudes críticas, reflexivas y solidarias, no sólo al interior del ejercicio pedagógico sino también, en proyección a lo que es, o será su ejercicio profesional.  
  • Autenticidad: En la medida en que el aprendizaje basado en el método de casos, se lleva acabo con casos reales, aportados por los docentes – tutores o los estudiantes que participan de la actividad-. Lo que les da una mayor aproximación al entorno que alcancen a intervenir o ya estén interviniendo profesionalmente.
  • Valoración por logros: No se centra en el producto final del ejercicio sino en el proceso, en el paso a paso.
  • Enfoque profesional temprano: Al permitir desde los primeros niveles que el estudiante aborde casos similares a los que va a encontrar en su ejercicio profesional, lo cual aumenta su motivación profesional.

Categorías del método

Las siguientes son categorías del método de casos que se aplican desde el aula de clase, y que son elegidas por el docente, teniendo en cuenta, las competencias a desarrollar durante el curso y el enfoque relevante de la asignatura que imparte, por ejemplo: histórico, práctico, investigativo, dogmático, argumentativo, interdisciplinar, entre otros.

Método Clínico:

A través del método clínico, entre docente y estudiante se desarrolla una estrategia pedagógica de atención, indagación e intervención, mediante la cual se dimensiona en su complejidad el fenómeno estudiado; complejidad que se evidencia a través de estudios y análisis de casos de forma interdisciplinaria y con la implementación de estrategias que pueden ser de carácter pedagógico, administrativo, judicial, socio jurídico, socio político.

El diseño de los procesos pedagógicos del Método Clínico se nutre fundamentalmente de los diseños metodológicos de la investigación jurídica, así, el método se especializa por ser inductivo, cualitativo y participativo (Molina, 2008).

Objetivos:

  1. Confrontar al estudiante con las demandas y métodos propios de la profesión
  2. Exponer los medios para aprender de la experiencia
  3. Proveer las oportunidades para un aprendizaje colaborativo
  4. Desarrollar una mentalidad critica con las capacidades y limitaciones de los abogados y del sistema legal establecido
  5. Fomentar la capacidad de iniciativa y de innovación del estudiante, en la aplicación de sus conocimientos jurídicos  
  6. Estimular la capacidad de comprensión del derecho
  7. Promover la auto-reflexión sobre el trabajo del abogado en el contexto social.
  8. Formación profesional y ética

Características:

  • Se enfrenta a los estudiantes a problemas y situaciones como las que viven los abogados y juristas en la práctica.
  • Se exige a los estudiantes que intervengan esos problemas, desde la interpretación de casos reales.
  • Se exige la interacción con otras personas en busca de soluciones.
  • Los casos elegidos tratan problemas sociales o de interés publico
  • El estudiante está sometido a un intenso control y evaluación personal.

Población a intervenir: Colectivos vulnerables que se vean inmersos en problemas socio jurídicos y en consecuencia, la defensa de sus intereses.

El método clínico tiene amplio desarrollo desde el Observatorio de Género y Derecho, el Observatorio en Derecho Constitucional y la Clínica Jurídica de Interés Público; escenarios estratégicos que están adscritos al Centro de Investigaciones Socio Jurídicas (CISJ), cuyo objetivo es aportar en la construcción de respuestas socialmente pertinentes a las problemáticas socio jurídicas del orden local, regional y nacional.

Estrategias y mecanismos pedagógicos aplicados y orientados hacia la integración de las tres funciones sustantivas de investigación, docencia y proyección social.

El programa en estos últimos 4 años ha disfrutado primordialmente de tres estrategias pedagógicas orientadas a incentivar en los estudiantes la docencia, la investigación y la extensión, son ellas, la clínica jurídica, la notaría académica y la liga del consumidor.

.
.