.
.
.

Se encuentra usted aquí

Autoevaluación y Acreditación

La decisión institucional de unificar los proceso de autoevaluación de las diferentes facultades tiene que ver con el deseo institucional de la acreditación que es considerada como el soporte fundamental para involucrar el concepto de la calidad, tanto en la cultura organizacional, como en la ejecución de todos los procesos desarrollados al interior de los programas y la Universidad.

La acreditación supone la sensibilización de todos sus actores en torno a la necesidad de implantar, un proceso permanente de mejoramiento continúo de la calidad con que se desarrollan la totalidad de los procesos académicos y administrativos, mediante el cumplimiento de una serie de características generales de calidad definidas para el servicio de la educación superior.

La ejecución de este proceso permite a la Universidad consolidar la autoevaluación de modo que obtenga el reconocimiento por parte del Estado sobre el cumplimiento de que los fines y propósitos de la Institución con altos niveles de calidad.

DESARROLLO DEL PROCESO DE AUTOEVALUACIÓN CON FINES DE ACREDITACIÓN DE PROGRAMAS EN LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA LATINOAMERICANA

La dinámica de crecimiento y evolución de la educación superior ha demostrado la necesidad de elaborar, implantar y actualizar permanentemente un proceso de mejoramiento de su calidad, con el propósito de responder a los requerimientos de la comunidad académica y de la sociedad civil, razón por la cual, la Universidad Autónoma Latinoamericana decide de manera voluntaria, acogerse a los lineamientos definidos por el Sistema Nacional de Acreditación.

Con el propósito de alcanzar las posibilidades de éxito frente a la Acreditación de sus programas académicos, la Institución requiere fomentar la cultura de la autoevaluación, autorregulación y mejoramiento continuo de todas las actividades ejecutadas en sus procesos de formación, con el fin de medir su calidad, definir parámetros de comparación y diseñar políticas de mejoramiento de los estándares obtenidos.

La implantación de una metodología propia para la evaluación de la calidad en la ejecución de las funciones sustantivas, se realizará mediante la ejecución del proceso de AUTOEVALUACIÓN CON FINES DE ACREDITACIÓN, concebido como un proceso esencialmente técnico de revisión continua, sistemática y organizada que hace la Institución de sí misma, o de alguno de sus programas, de manera integral y participativa, con el fin de configurar un sistema de información efectivo de mejoramiento de su calidad.

Finalmente, la administración de la Institución es consciente de las implicaciones que conlleva aceptar el compromiso que exige la metodología definida por el Consejo Nacional de Acreditación en lo relacionado con el proceso de Autoevaluación, por lo cual decide acogerse al cumplimiento de las siguientes condiciones iniciales:

  • Estar debidamente autorizada para operar como una institución de educación superior para otorgar títulos en el programa que se propone acreditar.
  • Cumplir con las normas legales establecidas para la educación superior y, en particular, las que corresponden a las instituciones de su tipo.
  • Tener una misión claramente formulada, que sea coherente con su naturaleza y su definición institucional y que sea de conocimiento público.
  • Haber formulado un Proyecto Educativo Institucional –PEI– que le sirva como referencia fundamental en los procesos de toma de decisiones.
  • Contar con un núcleo de profesores que sea apropiado, en cantidad, calidad y dedicación, a la naturaleza de la Institución y del programa que se aspira  a acreditar.
  • Contar con estatutos y reglamentos de profesores y estudiantes, que incluyan políticas claras de selección y vinculación de profesores y de admisión de estudiantes.
  • Tener una tradición en el programa que se espera acreditar, reflejada en su incidencia efectiva en el medio y en la existencia de varias promociones de egresados, de cuyo desempeño profesional haya posibilidades de seguimiento.
  • Contar con una estructura organizacional y con sistemas de administración y gestión que correspondan a la naturaleza, tamaño y complejidad de la Institución y del programa.
  • Disponer de una infraestructura locativa y logística que satisfaga las necesidades de la Institución y las del programa.
  • Mantener una comprobada estabilidad financiera y utilizar adecuadamente los recursos de que dispone, en correspondencia con su naturaleza, su misión y sus objetivos.
  • Contar con un ambiente institucional apropiado y con políticas e instalaciones orientadas a mantener el bienestar de todos los miembros.
  • No haber sido objeto de sanciones, en los últimos cinco años, por el incumplimiento de las disposiciones legales que rigen la educación superior, ni estar intervenida en el momento en que se hace la solicitud.

La acreditación supone la sensibilización de todos sus actores en torno a la necesidad de implantar, un proceso permanente de mejoramiento continúo de la calidad con que se desarrollan la totalidad de los procesos académicos y administrativos, mediante el cumplimiento de una serie de características generales de calidad definidas para el servicio de la educación superior.

La ejecución de este proceso permite a la Universidad consolidar la autoevaluación de modo que obtenga el reconocimiento por parte del Estado sobre el cumplimiento de que los fines y propósitos de la Institución con altos niveles de calidad.

.
.